October Zen

Estándar

Empiezo a estar de lo más positivo. Aunque voy dando pasitos cortos, mi madre hoy dijo, vas pa tras. En fin. Amor de madre.

Hoy, jueves, día de mercado en el pueblo. Me levanto y tengo una nota de mi madre que me dice: “Adri, hoy es jueves, sal a dar una vuelta, llama a Matilde para hacer la media mañana”. Sobra decir que mientras que el tudense medio se despierta y sonrie al pensar que es jueves,ya que se puede traducir en día en el que gastarse 5 euros en una camiseta llena de lentejuelas está permitido, desayunar churros del puesto de toda la vida, salir a dar un paseo con tus amigas adolescentes y esperar a ver si ves al chico ese que te gusta del barrio comprando pan de maiz para su madre; para mi, levantarme y pensar que es jueves me hacen ganas de taparme hasta la nariz con la manta (de estampado leopardo que me mandaron del sahara) y no salir de casa, ya que se traduce en el griterio de “venga guapa, solo a tres euros, olor a fritanga, aglomeración en las calles, encuentros con señoras que …”ay… eres la nieta de (moteextraño de pueblo) ” “ayyyy…. madre mia…. como pasa el tiempo… la ultima vez que te vi eras asi – señala la altura de sus rodillas- ” etc.

 

A pesar de mis constantes quejas del mundo rural, he de decir que creo que esto es lo más similar a estar en un centro Zen que puedo esperar llegar. El martes empecé danza del vientre, y ayer Yoga. Ambas actividades muy bien programadas, y con profesores competentes, muy sorprendente dado que los negocios de este pueblo se caracterizan por ser llevados por personas que no tienen nada que ver con el ámbito al que se dedican (ejemplo. agricultor que es profesor de conducir – y no tractores precisamente-). Hoy empiezo teatro, y mañana, chino.

 

He recuperado la relación con Mónica una niña con la que siempre iba al cole, pero nos distanciamos porque fuimos a institutos distintos. Y hoy me han convocado para continuar el proceso de selección de la entrevista que hice la semana pasada. Todo va tomando forma.

Hoy empieza el Otoño en Galicia, han bajado las temperaturas. Así que, adiós verano. Y lo digo con dolor, porque soy friolera, y ya llevo años sin vivir la experiencia de un invierno en Galicia. Por eso, en parte, me alegro del otoño. No sólo porque obviamente es mucho más bonito aquí que en la ciudad (vivo en medio del monte, casi 🙂 ) sino porque va a ser un buen entrenamiento para el verano.

 

Lástima lo de las disputas familiares. Resulta que alquilan un edificio que pertenece a varios miembros de la familia, y siempre hay diferencias en cuanto a las decisiones que hay que tomar respecto al alquiler. No hay mediodía que no se caracterice por  la “exposición en tono elevado” de las diferencias de opinión familiar. Y del loro, que se emociona, y empieza a decir “Entra Paco, hola guapo, entra paco, hola guapo” sin ton ni son. Y luego mi tía dice que es un loro inteligente, que sabe reconocer cuándo la comida es del día anterior…. ¡ja!

 

Gracias

Advertisements

About casinoviembre

Soñadora aficionada. Licenciada en traducción e interpretación (inglés, chino) Licenciada en estudios de Asia Oriental (China) Apasionada por todo lo que me rodea. Cine, Asia, Literatura, Idiomas, Salud, Ecología, Actualidad, Gente

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s