CaMbioS- IrreconoCiblE

Estándar

El otro día pasaba por una calle que me trajo muchos recuerdos. Siempre volvía del cole, cuando era pequeña, con dos niños: Isaac y Miguel. Veníamos charlando, y nos íbamos despidiendo al llegar al portal de cada uno. Yo era la última, así que tenía un tramo de aproximadamente 50 metros (en realidad éramos todos vecinos) en los que tenía mi momento de reflexión, mis momentos conmigo, antes de llegar a casa y sentarme a comer con mis padres antes de proceder con las rutinas de la tarde: conservatorio, natación, cerámica, deberes, etc.

Cuando hacía ese recorrido ahora, más de 10 años después, me vino la imagen nítida de mi yo niña, con mi chaqueta de cuadros y entonces me di cuenta de que no hay apenas nada que me identifique con esa niña. Claro, soy yo, son mis recuerdos y sé que somos la misma persona. Pero, he cambiado tanto que no me reconozco en aquella cabecita. No hay nada que se asemeje. No hay ningún trazo de personalidad que identifique. Mis preocupaciones e intereses. Perfectamente el retrato de aquella niña podría ser de cualquier otra, y me lo creería.

Supongo que es normal, sobretodo en una época en la que los cambios son esenciales. Es decir, nadie se reconoce en su yo bebé, nadie, obviamente, tiene las mismas preocupaciones que un bebé de 4 meses ni sus intereses. Sin embargo, la yo de 24 años que me imaginaba cuando tenía 11, no se parece en nada a la yo que soy. No hago valoraciones, ni positivas ni negativas, pero ¿qué nos hace ser la misma persona a lo largo del tiempo?

 

Advertisements

About casinoviembre

Soñadora aficionada. Licenciada en traducción e interpretación (inglés, chino) Licenciada en estudios de Asia Oriental (China) Apasionada por todo lo que me rodea. Cine, Asia, Literatura, Idiomas, Salud, Ecología, Actualidad, Gente

3 responses »

  1. No és el mateix tenir 11 anys que 15, però el teu escrit m’ha recordat aquesta cançó, que ja té un temps. En aquesta cançó la cantant dirigeix una carta a la seva jo de quan tenia 15 anys, però crec que és aplicable a totes les edats, perquè estem en contínua evolució i aprenentatge.

  2. Ahh yo creo que sí hay alguna cosa mínima en la que resultamos consecuentes, pero de que vas cambiando día a día, no hay duda. Cuando llegues a los 30 es muy probable que no te reconozcas mucho en la chica que eres hoy día, cosa que no tiene valoración negativa, simplemente creces, cambias, aprendes, incorporas, desechas… yo soy de quiénes creen en que cambiar es un verbo positivo, demuestra que eres humano e impredecible…

  3. Hola! Soy Manuel, del blog CHina en su tinta. No actualicé el blog en todo el verano y ahora me cuesta retomarlo, pero pronto publicaré nuevas entradas. Veo que tú eres mucho más constante. Llevaba un tiempo sin visitarte y creo que debería hacerlo más a menudo. Siempre es un placer leerte. Por lo que veo estás en Galicia. Simplemente quería comentarte que aunque hace años que vivo fuera de España, el próximo miércoles voy unos días por allá. El jueves asistiré a una conferencia en Barcelona, en Casa Asia, titulada Tendencias urbanas y digitales en la China del siglo XXI (http://www.casaasia.es/actividad/detalle?id=203513) . Me hubiera gustado mucho poder conocerte, pero bueno, si no estás en Barcelona, otra vez será, allá, en Pekín o donde sea. Espero que te recuperes pronto.
    Un saludo.
    Manuel

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s