Temperaturas agradables

Estándar

Dejadme hacer una pausa.

El fin de semana me lo he tomado para reflexionar mucho, descubrir blogs muy interesantes (soy muy adicta a todos esos de viajes) y mi nueva afición: Barcelona. Saber que he decidido irme a China (aún sin destino claro) me ha hecho darme cuenta que hay muchos rincones de esta ciudad que me quedan por descubrir, que con tanto trabajo apenas la he disfrutado, y últimamente he empezado a verle un color que no sabía que tenía. No os quiero engañar, mi relación con Barcelona no ha sido fácil. Me encanta la ciudad, la admiraba antes de venir aquí, especialmente ese aspecto cosmopolita, multicultural, modernista, bohemio. Me costó dos años conseguir vivir en el barrio de Gràcia, que tenía sobrevalorado. Una vez aquí, no es que me haya sentido decepcionada pero uno se da cuenta de que no es oro todo lo que reluce. Principalmente, para poder disfrutar de ciertas cosas se necesita cierto nivel de vida (qué maravilloso suena ir a los cines Verdi y ver las películas en versión original, pero qué caro; qué underground tomarse una copa en un garito con muebles colgados del techo, sí, una copa de 10Euros). También se necesita tiempo (estudiando dos carreras y trabajando, poco tenía) y algo importante, amistades. Es curioso, habiendo vivido en California, en China, en Dublín, en Brighton, nunca me ha costado tanto integrarme como en Barcelona. Sin querer, la residencia del primer año, las clases de catalán para extranjeros me hicieron relacionarme más con gente de fuera, que fue con los que de verdad hice amistad, con lo cual nunca llegué a atar lazos con gente de Barcelona. Además, venía de un ambiente completamente distinto. Venía de Tui, un pueblo de Galicia, no rural del todo, pero de 20.000 habitantes al fin y al cabo. Un pueblo donde sales a la calle y conoces a toda la gente de tu generación. Un lugar al que para salir a tomar un café no necesitas llamar antes, sales al bar de siempre, y allí están, los de siempre. Un lugar donde el café todavía cuesta menos de un euro. En Barcelona me he sentido sola muchas veces, y todo por mi culpa, porque en el fondo, esperaba que los vínculos que estrecharía serían como los de Tui.

De todos modos, nunca es tarde. Y ahora puedo decir que con mucho esfuerzo tengo algunos amigos en Barcelona, muy buenos. Y puedo decir que estoy aprendiendo a sacar partido a muchas actividades culturales que me ofrece esta ciudad. Muchas, gratuitas, estupendas, como las que ofrece Casa Asia.

Casa Asia

Casa Asia

Tiene una biblioteca-Mediateca con un montón de libros y películas sobre muchas regiones de Asia. Sólo contando las que me interesan, aunque hubiese aprovechado el material de esta institución cada día durante los últimos cinco años, aún no habría acabado. Es estupendo.

my tea

my tea

Desde que tengo más tiempo camino más. Me molesto en hacer uso de Google Maps y es desde que camino que he empezado a conocer Barcelona de verdad. El transporte público tiene ventajas, pero puedes vivir en una ciudad sin enterarte de su geografía perfectamente si no caminas. Lo que parecían distancias insalvables, se han convertido en caminatas de apenas 40 minutos, y los nombres de las calles han dejado de sonar a swahili. Este fin de semana, sin ir más lejos, salí a dar un paseo, y descubrí un local bastante acogedor donde tomar un Roiboos (aunque la especialidad son los gintonics) y escribir una postal a mi tía, que está pasando un mal momento. Incluso pusieron mi música favorita para cuando decidí ponerme a leer.

Bar Elephanta

Bar Elephanta

Otra cosa que he aprendido es a estar a gusto sola. Me considero muy sociable, y necesito contacto humano, pero últimamente, por algunas razones o por otras he tenido que aprender a vivir un poco más en soledad.

Mis “amigos” siguen estudiando la carrera. Es decir, yo, cuando acabo mis horas de trabajo, estoy libre y “disponible” y deseando quedar con alguien para tomar algo, y despejar. Sin embargo, ellos, al volver de sus clases, tienen trabajos, proyectos, exámenes… Al principio esto me deprimía un poco, me hacía sentirme inútil, vaga, un parásito, que no me “querían”. Pero me he dado cuenta que todo esto entra dentro de los parámetros de la normalidad, que simplemente estamos en dos fases diferentes, y a veces la soledad también es apetecible: he descubierto lo mucho que me gustan los tés (especialmente los blends de Ines Berton), que los puedo tomar en mi terraza mientras consulto mi correo electrónico. Leer en una plaza, ir a hacer la compra con conciencia, cocinar platos que tardan más de 5 minutos. En fin, es el momento de hacer cosas que nunca tuve tiempo de hacer, pero que son igualmente importantes. Ahora incluso me percato del olor a suavizante de la ropa cuando la tiendo (sí, un poco influenciada por el profe de civilización tibetana, lo reconozco).

Y nada, ¡buenas noticias!. A pesar de que se me acaba el contrato con la UAB a finales de junio, ya me han confirmado que impartiré unos cursos de chino desde junio hasta el final del verano. Tendré una ocupación, ganaré un sueldo y experiencia, y estaré libre para embarcarme en la aventura a China en septiembre.

Si en el fondo, no me puedo quejar. Estoy pasando un mal momento, confundida. Pero sé que soy afortunada.

Muchas gracias,

[Gracias a la pez plátano, que hoy ha dejado sus ocupaciones para escucharme en una silla de juguete del barrio de Gràcia, para darme buenos consejos, para ser una gran amiga en momentos en los que tanta falta me hace. Espero poder recompensarte. Cuenta conmigo]

Advertisements

About casinoviembre

Soñadora aficionada. Licenciada en traducción e interpretación (inglés, chino) Licenciada en estudios de Asia Oriental (China) Apasionada por todo lo que me rodea. Cine, Asia, Literatura, Idiomas, Salud, Ecología, Actualidad, Gente

5 responses »

  1. No me des las gracias! Soy yo quien ha de darte las gracias por darme siempre tus sinceros y sabios consejos / opiniones. No has de recompensarme. Eso sí, si decido dar el mismo paso que tú e irme a China, guardame el lado derecho del sofá 😀
    El día que quieras volver a socializarte, aquí estoy!

  2. Es la primera vez que entro en tu blog y me ha parecido de lo más agradable. Me ha venido bien leer éste post ahora que estoy en un momento de toma de decisiones importantes para proyectos a largo plazo. Probablemente me marche de mi ciudad, a Inglaterra, probablemente, cuando acabe mi carrera, haga un Máster de Estudios Asiáticos, una de mis pasiones…no sé qué será de mí, si conseguiré trabajo, si podré estar junto a mi pareja…Pero leerte me ha dado ánimos. Parece que has vivido en lugares muy diferentes, que has tenido que adaptarte a entornos nuevos, con todo lo que ello conlleva en cuanto a desarrollo interior.

    Gracias por escribirlo, seguiré leyéndote.

    • Gracias por leerme, Celia.
      Seguiré contando mis experiencias, que desde mi punto de vista son bastante banales, pero si pueden ayudar a alguien, especialmente en la situación confusa mía, tanto mejor! Me alegra muchísimo recibir mensajes así en el blog.

      Puedo explicarte más detenidamente (por email, quizá) pero si de verdad estas interesada en hacer estudios de Asia Oriental, te recomiendo que NO los hagas en España. En primer lugar, porque desaparece este año la licenciatura de segundo ciclo, se convierte en un grado de 4 años. Un grado que acaba de nacer lo cual significa que ni hay tradición, ni hay experiencia. Es el problema en nuestro país, hay tan poca gente interesada (cada vez más) y poca demanda (ahora empieza a haber con lo de “el dragón asiático”) que, como es lógico, hay pocos profesionales y mucha desorganización. Por no hablar de los pocos recursos.

      Si quieres irte a Inglaterra, a buscar trabajo o la vida, te recomiendo que aproveches esa oportunidad para estudiar ahí. En londres está el mejor centro de estudios asiáticos (SOAS) y, aunque es difícil entrar, eso te indica que en ese país sí hay tradición y estos estudios están mucho más avanzados.

      Un saludo, y gracias.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s