Cielo completamente despejado, mente empañada

Estándar

Para variar, me he despertado abruptamente a las 7.00 ante el sonido de la puerta del baño de mis compañeras de piso, que se estaban espabilando para llegar a clase. Ea, tienen un propósito en la vida.

Sin embargo me he levantado con energía, he ido al gimnasio, y al volver he hecho la compra y todas esas diligencias caseras, que implicaban estudiar para el HSK (ahora me detendré en esto un momento). Después, casi lo más bonito de mi día, fue cocinarle para mi compañera de piso Húngara (recién llegada) una tortilla española. No la había probado nunca (ni tampoco el jamón serrano) y se la preparé con muchísimo cariño. Creo que le gustó, eso dijo. Mientras yo cocinaba estuvimos charlando sobre lo mucho que le costaban ciertas cosas de su vida como “foreigner” aquí, especialmente teniendo en cuenta que no sabe mucho castellano, casi nada. Dice que, por ejemplo, lleva comiendo sandwiches durante semanas porque no se atreve a pedir en la frutería. En clase no se ha integrado demasiado con los locales por el mismo problema de los idiomas. Me he propuesto ayudarla más en serio, y el viernes hemos quedado, la llevaré al supermercado y le daré instrucciones para la frutería y charcutería. Estoy emocionada. Intentaré también introducirla en la gastronomía española, aunque he de reconocer que no soy muy fan. Esta charla me ha dado un fuerte impulso, más que nada porque me he dado cuenta que tengo ganas de volver a vivir esa experiencia, esa experiencia que está viviendo ella ahora, irme a otro país, y pelearme por salir adelante. Que todo sea nuevo, que la gente sea nueva. Me encantan las cosas difíciles.

Respecto al HSK, más de lo mismo. Estos últimos meses he tenido el chino un poco abandonado. No he dejado de verme con amigos chinos, sigo impartiendo las clases de Tàndem en la Universidad, veo algunas películas y eso, pero en realidad ni he escrito mucho, ni he hablado mucho, ni he leído mucho. Es inevitable que, cuando me he puesto a estudiar para el HSK me he notado un poco… verde, poco fresca, torpe. Ciertamente, me he angustiado un poco. Quiero decir, en estos momentos, buscando trabajo, abriéndome camino, lo único que tengo que ofrecer que me distinga de los demás, mi manera de venderme a una empresa o institución, es utilizando o haciendo referencia a mi conocimiento de chino y mi conocimiento sobre Asia. Ya que, mis conocimientos sobre traducción no son nada excepcionales. Y si se me enfría esa capacidad… mal vamos. Tiene algo positivo, esta carrera “profesional” que he elegido, que no sé verdaderamente cual es, pero que quiero que tenga relación con el chino y China, me va a exigir aprender toda la vida, no abandonar, ser disciplinada y constante y seguir trabajando. Lo cual, aunque parezca una contradicción, es a la vez, un aliciente. Me encanta saber que, de alguna manera, haga lo que haga, como implica seguir refrescando mis lenguas, será dinámico.

Ahora sí que no tengo elección. Ya la he tomado. En cuanto acabe los contratos con la universidad (este verano) me iré a China. No sé exactamente a dónde ¿Shanghai, Beijing, Hangzhou? o ¿quizá mejor me voy a Taiwán?, ¿Hong Kong es una alternativa?

Sé lo que quiero, todavía no sé como hacerlo, ni los detalles en concreto, pero creo que estoy avanzando. Estoy tomando decisiones y me siento seguras con ellas. Sé que China es mi destino próximo: tendré la oportunidad de vivir esa aventura que añoro (y que creo que soy joven y debo aprovechar), vivir algo completamente nuevo, y a la vez, darle ese toque, ese impulso que le falta a mi chino. ¿Que sale mal? Si no pruebo nunca lo sabré, ¿no?

Bien, el final de mi día tampoco estuvo mal. De camino a Casa Asia, a la salida del médico, he quedado con unas amigas para merendar.

My friends: MariPau, Núria, Olivia

My friends: MariPau, Núria, Olivia

Fuimos al Smudys, un local de batidos de fruta naturales que han abierto recientemente en Barcelona.

My smudy and me

My smudy and me

Para compensar que era demasiado saludable llevé mi huevo de Pascua que me regaló mi padre para compartir (demasiado chocolate para una persona sóla)

La verdad, era tan bonito que quería guardarlo, no comerlo, pero el calor de la ciudad condal exigía que me deshiciese del si no quería que se derritiese por completo.

The chocolate: belgium

The chocolate: Belgium

Os dejo unas fotillos.

Gracias por escucharme

Advertisements

About casinoviembre

Soñadora aficionada. Licenciada en traducción e interpretación (inglés, chino) Licenciada en estudios de Asia Oriental (China) Apasionada por todo lo que me rodea. Cine, Asia, Literatura, Idiomas, Salud, Ecología, Actualidad, Gente

7 responses »

  1. Hola! Con respecto a lo de vernirte a China yo te aconsejo que escojas una ciudad grande (yo sin duda escogería Beijing), si lo que quieres es estudiar mandarín. Taipei está también bien, el 99% de la gente habla mandarín allí, la ciudad es pequeña y la isla es espectacular, especialmente el sur. Lo que no te recomendaría es venir a Hong Kong, donde yo vivo, a no ser que lo que te interese es aprender Cantonés… 😉

    Adrián.

    • Gracias por tus múltiples consejos. Las opciones de Shanghai y Hong Kong son más bien por cuestión de trabajo (además, aprender cantonés no me disgsutaría 😉 ) !

  2. Nueva cara para el blog! que bien! si lo que quieres es un reto difícil pues China definitivamente es la opción… con lo de las ciudades, pues creo que la cosa es cuán difícil quieres el asunto, irse a Hong Kong es más agradable porque de entrada te defiendes bastante con inglés y además pues, obvio, es otro ritmo, no es nada igual a Pekín, por ejemplo. Luego, Shanghai y Pekín son mucho más llevaderas con extranjeros que ya más al interior donde las caras occidentales van escaseando…. igual allí irás viendo, que cualquiera que elijas será un reto!, de eso no hay duda…

    • Gracias Paula!
      La verdad, estoy muy ilusionada con mi decisión, y ahora tengo que barajar bien mis posibilidades. Aunque bueno , he de pensar que nada tiene que ser definitivo, ya que de no irme bien en una ciudad podría siempre mudarme. He tenido la experiencia de vivir en Pekín 3 meses, y creo que tiene sus pros y sus contras, lo comentaré en alguna entrada!

      Gracias!

      • ¿Tres meses en Pekín? Cuéntanos, cuéntanos qué tal fue la experiencia, que será muy interesante, e igual además te sirve para aclarar tus preferencias.

  3. Mmmm, ¿y qué tal dejar que la ciudad te encuentre a ti? Quizás si mandas tu CV a empresas o universidades en China/Taiwán te encuentres con muchas sorpresas agradables. Hagas lo que hagas, estoy segura de que no te faltará trabajo.

    Las opciones que has puesto me gustan en este orden:
    1) Shanghai
    2) Taiwán
    3) Hong Kong
    4) Hangzhou
    5) Beijing

    Y eso, a pesar del cantonés, o del chino tradicional, o del dialecto imposible (caso de Shanghai)… Y es que Pekín a mí no me ha invitado nunca a permanecer en ella mucho tiempo (aunque tiene sus fans).

    De todas formas, yo soy de poca lógica… Me iría a Yangshuo, a Guilin, a Hainan, al sur de Taiwán o a una isla perdida. Al fin y al cabo, en cada lugar hay mecanismos de supervivencia (traducción, clases, guía turístico, comercio…).

    Estaremos pendientes de tus pasos. ¡Buena suerte!

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s